PARATEXT FEAT ENCURA V 》TERESA LÓPEZ PELLISA ESCRIBE A PARTIR DE MI PRESENTACIÓN 》UNA COTRA-PEDAGOGÍA DE LA ENCICLOPEDIA HIPERTEXTUAL

PARATEXT EN HANGAR (BARCELONA)

Paratext feat. Encura V
2 de junio 2021
Por Teresa López Pellisa

 

Decimos: ¡viva el monstruo!
¡Viva su capacidad de disolver toda idea o proyecto de desarrollo capitalista,
y del orden (viejo o nuevo) que lo organiza!
Antonio Negri, «El monstruo político. Vida desnuda y potencia»

Iban oscuro por entre las sombras se abre como un espacio en un no-lugar, ofreciendo múltiples recorridos a partir de un jardín de senderos que se bifurcan. Núria Gómez Gabriel describe su proyecto como una guerrilla de insurrección. Pero lo cierto es que se trata de una guerra de guerrillas celebrada entre los rituales de la nocturnidad compartida por los artistas que colaboran en el proyecto. Se trata de la puesta en práctica de toda una serie de contra-pedagogías del poder (Rita Segato) a partir de diferentes herramientas feministas y de la reflexión en torno a la generación de crear vínculos que nos permitan pensar/fomentar/participar/generar comunidades artísticas de aprendizaje creativo-cooperativo. El resultado de la propuesta de Gómez Gabriel es un monstruo: se trata de una criatura frankensteniana conformada por diferentes cuerpos y disciplinas con conciencia de clase, cuya premisa, desde el materialismo gótico de Fisher, tiene la pretensión de plantear alternativas irracionales y oscuras frente al racionalismo diurno ilustrado. Por todo esto, la obra colectiva producida se presenta como un monstruo biopolítico, como un fantasma positivo, como una  oposición: «Solo un monstruo es el que obstruye la lógica del poder monárquico, aristocrático, populista, siempre eugenésico; el que rechaza la violencia y el que expresa insubordinación; el que odia la mercancía y se expande en el trabajo vivo… Comenzamos a leer la historia desde el punto de vista del monstruo, como producto y umbral de aquellas luchas que nos han liberado de la esclavitud a través de la fuga, del dominio capitalista a través del sabotaje y, siempre, a través de la revuelta y la lucha» (Antonio Negri). Núria Gómez Gabriel presentó el proceso y los resultados de la producción de su proyecto en la Sala Ricson de Hangar el 2 de junio a las 19 horas, entre cuatro paredes negras sin iluminación, donde su voz nos fue presentando a los monstruos, vampiros, espacios imposibles, estados alterados de conciencia y los mundos oníricos que han materializado una atmósfera desde la que incitarnos a ver el mundo desde el otro lado del azogue. 

Iban oscuro por entre las sombras encarna la esencia del arte y de la narrativa de lo gótico, cuyo nacimiento surgió como contra-pedagogía de la crueldad frente al poder y los presupuestos de la Ilustración. Los elementos, sujetos e identidades que no resultaban productivos para el sistema se expulsaban de la comunidad y se etiquetaban como lo anormal, lo no normativo, lo grotesco, lo monstruoso y lo que debía ser repudiado. Las prácticas eugenésicas del poder depuraban todo aquello que no encajaba con la disciplina estatal. El proyecto de Gómez Gabriel se ha marcado entre sus objetivos recuperar, reivindicar, visibilizar y generar todos esos elementos que han estado habitando entre las sombras y entre los márgenes desde entonces; recuperar los escombros de la sociedad normativa para reescribir la historia y reconstruir una arquitectura de lo abyecto que nos permita habitar en un mundo otro. Si el proyecto más emblemático de la Ilustración fue la creación de la Enciclopedia, como un lugar físico en el que confinar, delimitar, nombrar, describir y definir el saber universal, Gómez Gabriel ha asumido el reto de hacer uso de la herramienta digital wiki (cuyo objetivo es el de crear una enciclopedia colectiva virtual) para gestionar y explorar los no-lugares entre los intersticios de los hipervínculos, con el ánimo de alumbrar todo aquello que se mueve entre las sombras de la conectividad.

Iban oscuro por entre las sombras se pregunta cómo podríamos crear. Por su parte, Vannevar Bush se preguntaba cómo podríamos pensar. Bush está considerado como uno de los precursores del hipertexto y de la WWW a partir de la propuesta de la máquina Memex de 1945. Me interesa traerlo a colación porque este ingeniero buscaba la manera más eficiente que tendría la humanidad para poder pensar y acceder a la información desde su escritorio. El científico norteamericano conceptualizó una máquina que simulara el pensamiento humano y los registros de la información de la memoria: gracias a la miniaturización de la información en microfilms fotográficos «toda la Enciclopedia Británica cabría, pues, en el interior de una caja de cerillas, y una biblioteca de un millón de volúmenes podría caber en una esquina de nuestra mesa de escritorio». La aparición del concepto del hipertexto en la década de los 60 y la creación de la Red Global Mundial (World Wide Web) en 1989 propiciaron la creación del ciberespacio y de herramientas como wikipedia. Los seres humanos no pensamos linealmente, sino a través de asociaciones donde los afectos, la experiencia y las emociones son partes esenciales de los enlaces que conectan nuestros recuerdos, así como la información almacenada en nuestras mentes. Esos intersticios que pertenecen a los organismos biológicos no han sido emulados en el ciberespacio, y esos lugares, huecos de indeterminación o vacíos, son los que busca representar, dar forma, ficcionalizar, teorizar y hacer visibles Núria Gómez en la infraestructura del ciberespacio. Este proyecto, de algún modo, se presenta como una contra-pedagogía de la enciclopedia hipertextual.

Iban oscuro por entre las sombras incluye el trabajo cooperativo de ocho obras artísticas conformadas por diferentes creadorxs y grupos de trabajo colectivo, junto a la reflexión crítica de investigadorxs y filósofxs. Ha consistido en un proceso artístico de formación para los creadores, a partir de las lecturas, los debates y las negociaciones para el intercambio, la convivencia, la reflexión y los resultados de una experiencia de vida, artística, emocional e intelectual compartida (literalmente durante tres días de convivencia nocturna). Núria Gómez no pretendía que a los artistas que han colaborado les interesara lo que hacían sus colegas, sino que les afectara (en el sentido que le da Marina Garcés) el trabajo y el sentir del otro, para lo cual fue necesario gestionar un lenguaje de mediación política con el que organizar el flujo de trabajo, los plazos y la temporalidad en la que se desarrollaban las relaciones y el capital intelectual durante cada fase. Los artistas participantes escogieron diferentes criaturas del bestiario tradicional, personajes de la crónica negra o espacios imposibles como puntos de partida para unas propuestas en las que el mito, la religión, el folclore, el cuerpo, la sangre y lo abyecto se convierten en lugares de enunciación. De este modo, nos encontramos con monstruos clásicos como el golem o el vampiro; el Colectivo Juan de Madre desconfiguró la gestualidad del golem para generar un laberinto textual algorítmico. Si el origen de este monstruo se basaba en la protección del pueblo judío frente a los ataques antisemitas, en este contexto se convierte en el organismo binario que protagoniza un algoritmorio constituido a base de tentáculos digitales que se extienden por el ciberespacio como los brazos de un Cthulhu tecnohermético. La sangre es el símbolo de la vida y se ha interpretado como un síntoma de muerte (cuando se derrama), de purificación (cuando se bebe en los rituales cristianos) o de fertilidad (cuando nos referimos a la menstruación). El vampiro es un muerto viviente cuya inmortalidad depende de la ingesta de sangre, tal y como reflejan Andrea González y Elif Özbay en su radionovela vampírica. De este modo, Nosferatu encarna todas las pulsiones eróticas y sexuales reprimidas por la moral hegemónica y por las normas sociales, es un ser eterno e insaciable que tiene la capacidad de generar lazos de consanguinidad fuera de la procreación biológica para construir otros modelos de familia. En otro sentido, Raisa Maudit nos remite a la población indígena de las auritas como mujeres monstruo vampíricas, amazonas que se transforman en bestias cuando pierden su vitalidad humana. Las auritas no forman parte de la historia porque su presencia fue borrada por la invasión colonial. Con su trabajo de sonido, música y texto, Maudit visibiliza a las pobladoras originarias de la isla de La Palma (Gran Canarias) para recrear una mitología de temporalidad circular. En cambio, la sangre en el relato de Ana Llurba forma parte de otra simbología. Alejada de la tradición vampírica, fusiona la sangre menstrual con la Pachamama para hablarnos de un planeta herido por la era del antropoceno. Por su parte, Marian Garrido ha explorado las emociones del horror y lo grotesco a partir de la figura del asesino en serie Gilles de Rais en una ambientación propia del Grand Guignol en el contexto de la sociedad del espectáculo y en la era de la extimidad, donde las imágenes del telediario se vuelven pornografía y la morbosidad nos convierte a todxs en voyeurs sin párpados. El espacio digital, tal y como sucede con el espacio virtual de los sueños, nos permite modificar en tiempo real el entorno en el que estamos inmersos y nos permite renovar nuestra mirada sobre el mundo físico tras la inmersión. Las realidades artificiales (virtuales, oníricas o digitales) nos remiten, inevitablemente, a los paraísos artificiales baudelairianos. En esta línea, Ángela Millano y Blanca G. Terán (aka dj_Sônia) nos invitan a seguir a Morfeo hacia ese lugar otro que habita la virtualidad de lo onírico, donde estar grogui podría proporcionarnos lucidez. En la película Matrix, Neo decide despertar del mundo de los sueños a la realidad tras tomarse una pastilla, haciendo uso de la libertad de escoger entre despertar de la ilusión del mundo de realidad virtual o continuar en él. En la propuesta de Millano y G. Terán la farmacopea marca el límite entre el sueño y la vigilia, así como la posibilidad de habitar en la zona liminar que los separa, donde la fragilidad del cuerpo se convierte en el centro de la vida. Por su parte, Raquel Ibáñez ha trabajado en torno a la alteración de la conciencia. Los transhumanistas consideran que si modificamos nuestros sentidos, nuestra percepción del mundo y de la realidad se verán modificados de un modo similar a lo propuesto en Las puertas de la percepción (Huxley): cambiar el sentido y el significado de vivir entre las tinieblas, así como ver dónde la oscuridad no nos permite mirar. Las relaciones entre ciencia, trascendencia y metafísica han encontrado un lugar idóneo en el ciberespacio, donde algunos hackers hablan de programación vudú y alta magia con diferentes metáforas ocultistas que se centran en la capacidad creacionista que tienen los informáticos al construir algo desde la nada. Kevin Kelly se refería con el término regénesis “a la urgencia de los humanos para hacer otros mundos, para comenzar de nuevo la vida”, como tecnodemiurgos que pueden recrear la realidad. Nicolas Bourriaud considera que el artista es un semionauta que inventa trayectorias entre signos, y en este sentido, Paco Chanivet ha (re)creado espacios imposibles a partir de la representación gráfica de arquitecturas que desafían las reglas físicas del mundo real. Las propuestas artísticas descritas exploran otros estados de consciencia (a partir de lo onírico o de las drogas), los límites de la moralidad y la ética en el contexto de la violencia, las relaciones familiares, las invasiones coloniales, los métodos de producción del saber dentro de lo que se considera ciencia, así como la generación de conocimiento fuera de los cauces normativos e institucionales. La estética de la nueva carne impregna este proyecto artístico que desafía la lógica y la moral normativa desde una transdisciplinareidad que combina literatura, imagen, diseño, arquitectura, dibujo, música, canto, poesía, teoría crítica, fotografía, ensayo y programación.

Iban oscuro por entre las sombras también se ha transfigurado en relatos radiofónicos encarnados en el cuerpo del podcast Leyendas del Geogótico (Tales from the Geogoth) entre cuyas ficciones escuchamos la voz de la matriarca del proyecto. Una voz que ficcionaliza, interpreta y cuida. Una voz que se emite desde un saber situado que nos interpela; que nos afecta y ha sido afectada. Una voz que traduce un gesto hermenéutico a partir de la teoría-ficción, gestionando datos y resultados, exhibiendo el fruto de las convivencias, de la producción del trabajo y del flujo de la experiencia, mientras nos hace partícipes de sus emociones y de la reflexión teórica en torno a la interpretación de los resultados. La propuesta de Núria Gómez Gabriel ha encontrado afinidades entre los artistas participantes desde la fabulación especulativa y del juego con figuras de cuerdas (por citar a Haraway) a partir de un gran reto: generar una comunidad de cooperación artística y de investigación entre diferentes creadores del ámbito de la música, la literatura y el arte, en la que ella ha sido la directora de orquesta, la que ha logrado encontrar el tono y mantener la armonía: un proyecto ambicioso, original e intenso, con unos resultados inesperados, brillantes y estimulantes. Las historias narradas en estos podcasts recuperan “La teoría de la bolsa de transporte de la ficción” de Ursula K. LeGuin, donde se hace hincapié en la importancia de resignificar las palabras, donde no priman ni la acción ni los héroes y donde se buscan maneras de narrar que rompan con la linealidad y que muestren la extraña realidad en la que vivimos.

Iban oscuro por entre las sombras pone en práctica la teoría simbiogenética. Núria Gómez Gabriel ha logrado crear un organismo vivo y rizomático cuya vida artificial no se sabe qué deriva tomará. La bióloga Lynn Margulis demostró que la evolución de los seres vivos depende de la cooperación y de la simbiosis, por lo que son nuestras relaciones con los otros, la recombinación y la preservación de la diversidad lo que da lugar a mutaciones que derivan en algo nuevo; y ese algo nuevo es lo que hasta ahora hemos denominado evolución. Los presupuestos darwinianos sirvieron de base para el desarrollo de un capitalismo individualista que se basaba en la ley del más fuerte, por lo que la simbiosis nos permite introducir una nueva herramienta para el desarrollo de la vida basada en la cooperación. La propuesta de Gómez Gabriel incita a la mutación, la recombinación, el pastiche, la mezcla, lo queer, lo camp y el mestizaje. La potencialidad de las herramientas metodológicas que ha puesto en marcha con este proyecto se basa en la posibilidad de plantear alternativas frente al estatismo de la creación artística individual que depende de una firma y de la idea de Autor para reforzar un mercado en el que la producción comunitaria se contempla como algo subversivo y revolucionario.

Iban oscuro por entre las sombras perturba, incita, remueve, interpela, afecta, conmueve y confunde. Es un monstruo político (¿un neo-Leviatán?), gestado durante tres lunas y engendrado en el ciberespacio, para alumbrar una alternativa frente al sistema-mundo conocido, así como frente al saber hegemónico y colonial que hasta ahora nos ha deslumbrado y cegado con su poder patriarcal. Íban, ellxs (y nosotrxs deberíamos ir junto a ellxs), a oscuras y entre las sombras, cuando se hizo la luz…